Feeds:
Entradas
Comentarios

pablo-y-natalia-registros

cuadro5a.jpg

cuadro6

cuadro1

cuadro2

cuadro3

cuadro4

cuadro5

nebulosaf

carte2face

Pablo radio

                                                    16/5/2016

¿Qué clase de acciones cotidianas quedan archivadas en los Registros Akáshicos?

Las propiedades de la “máquina akáshica”.

Preguntas en vivo de los oyentes.

                                                          21/6/2016

La Terapia Akáshica: una ciencia de la comunicación entre el mundo visible y el invisible.

¿Que función cumple la “máquina akáshica”?

¿Qué es la medicina cuántica?

Consultas en vivo. El Retiro de Servicio Planetario.

                                                             21/4/2016

 

La colmena angelical.

La celebración de Wesak.

El linaje de los Budas.

                                                           13/4/2016

¿Cómo trabaja la Terapia Akáshica? ¿Qué clase de problemáticas aborda?

¿En qué consiste el enfoque bioenergético?

Ejemplos de casos clínicos reales.

 

                                                          18/1/2016

¿Cómo se hace investigación en los Registros Akáshicos?

¿Qué papel cumple la máquina akáshica?

¿Los Registros se leen?

Bloqueos energéticos. Diagnósticos y tratamientos.

Las familias de seres invisibles.

¿Cómo actúan las energías negativas? Posibles secuelas.

Los protocolos: medicina espiritual decodificada de los Registros Akáshicos.

Cada sufrimiento esconde una lección divina detrás.

 

 

retiro2016

Muchos siglos atrás, poblaron la Tierra seres dotados de una conciencia muy avanzada. Pertenecían a diferentes corrientes espirituales, y vivieron en las geografías más disímiles. Pero algo los unía. Ese factor aglutinante era el conocimiento de la crisis ´terminal´ en que la raza humana estaría sepultada, a poco de andar el siglo XXI. Eran sabios, y no se equivocaban. Nunca como hoy existió una tecnología tan destructiva como para hacer desaparecer el planeta en nanosegundos apretando un sólo botón, en manos de un elite de poder obsesionada por someter al hombre a oscuros fines de dominio y control global que lo despojen de su esencia hasta transformarlo en un robot biológico. Si esa meta se concretara, sería el fin de la humanidad tal como la conocemos. Supondría la rúbrica del acta de defunción de la edad dorada profetizada por muchas culturas ancestrales, aún antes de empezar a transitarla. El Retiro de Servicio Planetario es una invitación dirigida a todas las personas de buena voluntad, a congregarse en un bello entorno natural, para aunar fuerzas y trabajar a favor del más pleno desarrollo del ser humano, bajo los emblemas del amor y la libertad. La propuesta consiste en tres días de intensas actividades en una de las bases más importantes que la Hermandad Blanca posee en el continente americano, que hasta la fecha no había sido revelada. Los participantes serán protagonistas de acciones que irradiarán luz al mundo. Transformarán estructuras viscosas y anquilosadas que obturan el flujo de las vibraciones más elevadas. Abrirán cauces por donde el progreso, el bienestar y la evolución de la humanidad puedan cobrar un impulso inusitado. La convocatoria no es nueva. En rigor, el eco de la llamada salpica con sus ondas a multitud de generaciones de místicos que sellaron ese arcano pacto, viajando a caballo de la palabra de honor galvanizada por el fuego sagrado, hasta épocas  muy remotas. Las mismas que aletean como una mariposa en el corazón de los firmantes de un acuerdo que se pierde en la noche de los tiempos.  Se juramentaron regresar cuando la supervivencia de la raza humana estuviera en peligro, para poner sus dones y sabiduría al servicio de una causa superior: la liberación de la humanidad. Clave para que los designios que el plan divino le tiene reservado al hombre, comiencen a revelarse en todo su esplendor”.

 

 

 

 

Banner 2015

A pesar de que la sociedad intenta matarlos de todas las maneras posibles, afortunadamente albergan en su genética una vocación de lucha muy grande. Sólo por ese motivo sobreviven y están entre nosotrosindigo.

Se destacan por dos facetas sobresalientes, aunque poseen muchas más y no de menor brillo e importancia. Una es el instinto de transformar la realidad. Tienen la pulsión de desestructurar lo imperfecto para reorganizarlo y retornarlo a la perfección original. En esta modalidad actúan bajo el arquetipo del guerrero. La otra es la del sanador. Como los índigos son mutantes, modifican los rasgos de las capas del aura a voluntad, en función de las necesidades de servicio con las que se van topando en su camino. Cuando actúan como sanadores, la tonalidad azul-violeta de su aura se vuelve blanca. Durante estas situaciones, la cualidad combativa es sustituida por la emanación de vibraciones propaladoras de paz y armonía benefactoras para todas las personas que están dentro de su radio de influencia. Esta zona puede alcanzar un tamaño de hasta 400 kilómetros a la redonda, aunque dependiendo del nivel de conciencia alcanzado por el índigo y de su misión, la misma radiación podría abarcar a todo el planeta.

Los índigo están preparando a la humanidad para la era de Acuario. Trabajan denodadamente para elevar la conciencia general. Purifican al ser humano renovando las estructuras arcaicas que obstaculizan su evolución.

Tienden a ser solitarios y les cuesta integrarse a los grupos numerosos. Detrás de esta dificultad hay una explicación. Son líderes por naturaleza. Ya sea que les concedan ese lugar en reconocimiento a sus méritos o bien que lo conquisten por la fuerza de las aptitudes que los distinguen, el desenlace es invariablemente el mismo. A menos que logren ocupar ese rol, sufren y se apartan. Son muy carismáticos y tiene el poder de abrir caminos para los demás. Pero cuando no encuentran el espacio para ejercer ese papel porque se los niegan o porque la falta de visión hace que no los reconozcan, sienten que ellos mismos están atrapados en un laberinto-prisión que los asfixia y oprime hasta la desesperación. Entonces se autobloquean y anulan su conexión con el mundo exterior. Bastaría este solo hecho para llamarlo tragedia. gandalfPero es aún más desgarrador que eso, porque la conexión que los índigo establecen con la realidad es “mágica”, en el sentido más profundo y literal de la expresión. Cada vez que un índigo se repliega, la Tierra Media pierde un Gandalf. Y justo cuando Sauron está reclutando a toda su tropa para acometer la embestida final.

Rechazan las convenciones y el saber institucionalizado. No es casual. Todo lo que hacen está inspirado y lleva el sello del conocimiento intuitivo. Son rebeldes. En un mundo gobernado por la razón instrumental, siguen los dictados de su corazón, morada del alma celestial. Sin excepción son guiados por el mundo invisible. Lo cual habla a las claras de que los pasos que dan responden a una lógica radicalmente diferente a la del hombre corriente. Esta cualidad de vivir simultáneamente entre dos mundos o entre dos o más realidades paralelas, también los hace sufrir mucho. No suelen ser comprendidos por sus padres, ni por su familia ni por sus amistades. Menos por la escuela, el ámbito laboral o por la sociedad en general. Hay muchos “índigo” que fantasean con el suicidio. Tan grande es el agobio que les provoca el rechazo sistemático que reciben, tan honda su tristeza por la desvalorización con la que su entorno los trata. Al no poder expresar su aguda sensibilidad con libertad y verse privados de manifestar su creatividad abriendo sus cualidades tan especiales a los demás, recurren a un mecanismo de defensa peligroso que les envenena el alma y los mata en vida: se encierran en su mundo interno. A este cuadro crítico se le suma un agravante. Sus vibraciones tan altas excitan lo peor de lo demás. El brillo tan intenso de su cuerpo angelical crea un campo magnético de amor tan potente que enfurece hasta la exasperación a los cuerpos diabólicos de sus interlocutores. Los ciega de ira. Así es como se termina de crear el escenario propicio para que la existencia de un “índigo” se convierta en un verdadero calvario. La única salida a ese infierno es que el “índigo” recuerde quién es: un buda viviente con grandes responsabilidades de conducción. Deberá luchar para hacer conciente lo que toda la sociedad se esforzará por hacer que olvide. Y luego, tendrá que redoblar el esfuerzo por ganarse un lugar entre quienes harán todo lo que esté a su alcance para aplastarlo y conseguir que se deje de molestar. Este es el concepto que el hombre promedio tiene del “índigo” y esa su reacción más habitual frente a los intentos que el “índigo” ensaya para suministrarle oportunidades que le sirvan para evolucionar. Es la paradójica encrucijada en la que se encuentran todos los “buda vivientes” del tercer milenio, aunque ya no sean niños debido a que tienen aproximadamente entre treinta y cincuenta años.

ojoindigo

Todo “índigo” sin excepción necesita ayuda terapéutica de carácter multidimensional para reforzar sus defensas bioenergéticas porque son extremadamente agredidos; para incorporar anticuerpos sutiles que lo vuelva inmune a fuerzas negativas tan específicas como perniciosas; para neutralizar los ataques parapsíquicos espontáneos voluntarios o involuntarios, causados por las neurosis o las mentes desequilibradas de terceros, que son tan dañinos como los efectos de la magia negra profesional; para recuperar su verdadera identidad; para conocer cuál es su misión y cuáles leyes cósmicas rigen su vida; para que reúna los recursos que le harán falta para cumplirla; para ser asesorado respecto a cómo llevarla a la práctica y evite caer en siempre dolorosas infracciones espirituales; para conocer el gran por qué de las hechos traumáticos que le han ocurrido y le ocurren en su vida; para saber cuáles son las intenciones que Dios le tiene reservadas; para ser apuntalado con mayores conocimientos de sí mismo que lo ayuden a posicionarse correctamente en el campo de batalla que es su realidad cotidiana; para aprender qué clase de higiene energético-espiritual debería incorporar en su rutina de aseo diaria; para que salga de la soledad y acceda a un grupo de pertenencia a través de la socialización con pares afines de su misma condición; para construirle un plan de vida cuyo eje vertebral sea el perfecto alineamiento entre su vocación, la profesión con la que se gane la vida y la misión que debe honrar; para ayudarlo a resolver sus conflictos internos mediante el psicoanálisis akáshico y sus conflictos externos apelando a la “ingeniería de la conciencia” y la “purificación vehicular”; para que reciba asesoramiento y asistencia respecto a cómo transitar alguno o varios de los veinte senderos que conducen al despertar espiritual o en otras palabras, ser guiado para que alcance el estado de conciencia más elevado al que puede aspirar un ser humano sin desencarnar; para que conozca cuáles son los poderes positivos actuales o provenientes de vidas pasadas que están a su disposición, medicina bendita al servicio de su misión que puede transformarse en veneno letal si no los aplica; para realizarse un chequeo de su salud holística y recibir una supervisión periódica del funcionamiento de sus chakras, cuerpos sutiles, nadis, Kundalini, capas del aura, tercer ojo, cuarto ojo y glándula pineal, agentes por excelencia de la marcha feliz o tortuosa de la vida en general.niño rezando

Al día de hoy el 90% de los “índigo” están siendo atormentados y arrasados por una sociedad tan cruel y hostil al cambio, como refractaria a la pureza que los budas vivientes irradian. La mayor ironía es que en ellos está depositada la esperanza de que la humanidad se salve de su propia autodestrucción, y pueda regresar a la senda evolutiva ascendente que extravió hace mucho tiempo. Si en una frenética carrera contra reloj la especie humana logrará reinsertarse en la vía bienaventurada, o sin cambiar el rumbo a tiempo, alcanzaremos ciegamente el punto de no retorno, es una incógnita que hunde sus raíces descompuestas o luminosas en una historia con final abierto en plena ebullición.

Pablo Vaserman

Eres un visitante brújulailustre de este espacio destinado a compartir las sabidurías de los Registros Akáshicos. A medida que lo vayas recorriendo, comprobarás que los formatos en que han sido plasmados los conocimientos decodificados de la Biblioteca Divina son tantos que pueden marearte. “¡¿Para dónde voy primero?!”. “¿Cómo hago para orientarme en este lugar infinito?”. Tranquilo. Haz una pausa y medítalo bien. Es cierto. Reconozco que no dispones de mucho tiempo para aclimatarte a este mundo formado por esferas concéntricas de energía y vibraciones. ¡Aquí todo transcurre a puro vértigo! Para que veas que no te miento. Apenas ingresaste, ya te ha salido al cruce el primer desafío. Tienes que tomar una decisión. ¿Cuál de todos los itinerarios posibles elegirás para comenzar tu viaje?

Si estás interesado en recibir una introducción sucinta pero muy sustanciosa para saber qué son los Registros Akáshicos, a tu disposición tienes preparada una colección de definiciones esenciales. Han sido elaboradas con un único objetivo: que puedas aprender de una vez y para siempre, qué es, dónde está y qué función cumple la Memoria Central del Universo.

viaje4Quizás tus prioridades sean otras. Tal vez estés en la búsqueda de una terapia efectiva, de vanguardia, especializada en la parte sutil y energética de tu realidad. Lo sabes desde hace mucho. Esas características son fundamentales para alguien como vos, que entiende a cada ser humano como el sincretismo de un cuerpo, una mente y un alma que lo habita. Pero no hay quién pueda discutírtelo. Tienes la certeza plena de que no son suficientes para atender esta alquimia suprema que es la vida de cada uno de nosotros, en forma verdaderamente holística. Tal vez si  esta disciplina utilizara métodos de diagnóstico y tratamiento adelantados a su época, la cosa empezaría a tomar otro color. Quizás, si te permitiera resolver  lo que no hayas podido por otros medios, ya nos estaríamos acercando a tu ideal. Pero aún no lo hemos conquistado. Nos faltarían algunos ingredientes. Que te brinde toda la información para que descubras quién sos, sería uno, siempre y cuando sea el extracto esencial, la síntesis iluminadora entre tu pasado, tu presente y tu futuro. El otro, tan vital como el anterior, te posibilitará progresar con pasos de gigante. Y entonces aquí sí, has dado con la terapia que estabas buscando desde hace tanto tiempo. Los lineamientos generales de esta ciencia de las energías, cuya fuente, principio y final son los Registros Akáshicos, los va a encontrar en la sección Terapia Akáshica.

bienvenida¡Pero no tenemos que dejar a nadie afuera! ¿Qué pasaría si tu preferencia no fuera la lectura, y antes te conectaras mejor con lo visual? Para solventar esa eventualidad, elaboramos para vos unos videos por medio de los cuales recibirás la misma información en forma amena sin menoscabo de la profundidad, con algunos datos adicionales de yapa. ¡Ahh! ¡Tu predilección es escuchar! ¡Es muy válido! Orienta pues tu brújula hacia la audioteca denominada Revolución Akáshica. Lo siento. No puedo recomendarte un título porque todos son fundamentales. Explóralos con paciencia y elige el que en este momento de tu vida responda mejor a tus inquietudes actuales. Despachate a gusto. No te midas ni en la cantidad de audios que selecciones, ni en el número de escuchas que decidas hacer. Están preparados para vos. Disfrutalos, compartilos, aprovechalos.

¿Y si te gusta la literatura? Entonces te aguardan seis cuentos deliciosos descifrados en los Registros Akáshicos. ¿Me aceptas un consejo? No te apresures cuando te pasees por el territorio de los cuentos akáshicos. Todos son especiales.  No solo albergan enseñanzas espirituales y mensajes edificantes para una vida mejor. En un nivel debajo de esa superficie, te esperan con una sorpresa preciosa. Los textos son el hogar de seres invisibles llenos de sabiduría que despertarás cuado los leas.  No dudes de esta afirmación: te ayudarán a evolucionar o a sanar en el área de tu vida o en el aspecto de ti mismo que ellos consideren que más estás necesitando. No debes pedirles nada. Saben mejor que vos lo que deben hacer contigo.

bienvenida2¿Acá se acaba todo? ¡No! ¿O excluiremos de esta hoja de ruta el área vital de las meditaciones akáshicas? ¿Quieres obtener una valiosa ayuda bioenergética en tu búsqueda laboral? ¿Orientación para encontrar el camino correcto? ¿Recuperar el equilibrio que perdiste en tiempos de crisis o zozobra y desarrollar el poder de irradiarlo a los demás? ¿Actuar con sabiduría, determinación y templanza en situaciones decisivas? ¿Te gustaría hacer un maravilloso servicio a la humanidad, elevando la conciencia del planeta y la de sus habitantes? ¿Romper las cadenas que te aprisionan y frenan tu andar? ¿Cultivar la paz interior? ¡Entonces no pierdas el tiempo! ¡No titubees! Son sanas, efectivas, poderosas y decodificadas de los Registros Akáshicos para tu mayor bien y progreso. ¡Practícalas con ganas y plena confianza! Aún no te conté lo mejor. ¡Son mágicas! Date prisa. Investiga qué es una meditación akáshica, y lo comprobarás. ¿Dónde están? Esperándote. Búscalas y las encontrarás.

viaje1Ahhh…, te interpreté mal. Me preguntabas “dónde están” los Registros Akáshicos. Cuál es su misión. Por qué se han abierto al público masivo. ¿Te puedo convidar alguna pincelada sobre sus leyes?. Sigue buceando. También hemos organizado esa información para ti en distintos formatos. Sólo tienes que partir a la aventura, e internarte en el mundo oceánico de los Registros Akáshicos. Espera… ¡Un paciente me está tocando el timbre! Lo siento. No puedo quedarme más tiempo aquí. ¡Confía en ti! Permite que sea tu corazón el que te guíe. ¡Así nunca te perderás! ¡Otra vez el ring! No me iré sin antes darte las últimas claves, aunque sean breves. ¿Sabías que tienes sesenta y no cinco sentidos? ¿Que podrías vivir en veintidós dimensiones y no limitarte a nuestra asfixiante jaula tridimensional? ¿Se te ocurre en qué medida semejante logro puede cambiar tu vida y enriquecerla en un grado que nunca imaginaste? Solo tienes que despertar al gigante que vive en ti. ¿De quién hablamos? ¿Cómo es este silencioso personaje que no dejas de ser tu mismo? Sin pensarlo dos veces, emprende vuelo hacia el territorio del Hombre Multidimensional y lo sabrás. ¡Otra vez el timbre! Mi paciente se está impacientando. Pero si no te lo digo cometería un pecado capital. ¿Has oído algo del psicoanálisis que no te pide que hables ni pases años recapitulando tu infancia y la relación con tus padres? Es de lo más extraño. No te pide que le expliques nada. ¡El te cuenta tu vida a vos!. De una manera totalmente impensada. Y para colmo de favores, te resuelve tus rayes en pocas sesiones. ¿Ya te contó el psicoanálisis akáshico cuál es el papel de la soledad en nuestras vidas? ¡Rápido! Toma tu brújula. ¿Hacia adonde apunta la aguja ahora? No dejes de visitar esas playas soleadas y revolucionarias. Son el abono fértil de nuestra salud mental del futuro.

¿Te gusta bailar? ¡¿Tanto?!¿Y todavía no te tiraste de cabeza en el programa del seminario de Danza Akáshica? ¿Te enteraste cuál es su poder? Y del seminario donde te enseñamos cómo está constituido el Universo Multidimensional, ¿qué podrías decirme? ¿Te despierta algún interés? ¿Qué misterioso significado y propósito se hallan escondidos detrás de la enigmática Hermandad Blanca? ¿Tiene algo que ver contigo?¿Por qué hemos planificado un seminario teórico y práctico sobre este tema? ¿Está vinculado con los Registros Akáshicos?

Debo irme en forma urgente. ¡Mi paciente me está tirando la puerta abajo!! Nos vemos en el aula virtual.  ¿Ya hiciste tu ingreso? ¡Vamos! ¡Animate! No dejes de sumarte a nuestra cátedra libre. ¡Te necesitamos! ¿Qué pregunta de interés general les querés hacer a los Registros Akáshicos? Con tu aporte aprenderemos todos y tal vez nos suministres una pieza clave para descubrir una nueva técnica akáshica que estará a disposición de la humanidad. Caminemos con reverencia. Estamos en la región de las 108 técnicas sagradas. Gracias a ellas, ya estamos en condiciones de sintonizar las 109 corrientes cósmicas de la salud, transformarnos en una cantera de ideas brillantes, enviar agujas de acupuntura angelical a zonas del planeta que necesitan ayuda, o recuperar los poderes positivos  que tuvimos en la Atlántida. Recuerda. La cita es en el aula virtual ¿No es una jugosa pregunta saber a qué nuevos territorios nos zambullirán tus inquietudes? ¿Con qué nuevos tesoros regresaremos del próximo viaje por los Registros Akáshicos inspirado por tus propuestas?

Que el tuyo esté colmado de bendiciones.

Pablo Vaserman

liberaciónHay muchos seres humanos que lucen la apariencia de personas comunes y corrientes, pero no son de la Tierra. Viven en el cuerpo de un terrestre, aunque vienen de muy lejos. Los habitantes  de nuestro planeta los llamamos  “extraterrestres” por oposición a lo que somos nosotros. Pero en realidad este término es un reduccionismo que nos ubica en una centralidad equivocada. Bien caracterizados, son seres que pertenecen a distintas regiones del Universo. Algunos de estas localizaciones son conocidas: las Pléyades, Sirio, Alfa Centauro, Orión, Arturo, etc. Otros muchos sitios que los albergan no nos resultan tan familiares. Son lejanos territorios que no figuran en los mapas de la bóveda celeste que los especialistas en la materia han cartografiado hasta la fecha. Ni siquiera hemos jamás escuchado sus nombres. Son estrellas o galaxias que se encuentran a años luz de distancia de nuestro mundo. Más aún. Sus coordenadas están fuera del escrutinio de la tecnología de tercera dimensión. Pero si nos transportáramos con algún vehículo fantástico hasta esas culturas de las que no tenemos noticia, hallaríamos su tierra natal. Mientras acá nos preguntamos si hay vida en el espacio exterior, o damos por sentado sin un atisbo de duda que somos la única especie inteligente del Universo, hay millones de seres oriundos de otras constelaciones viviendo en la Tierra.

Tu vecino puede ser uno de ellos.

————–

Y siendo tantos ¿cómo es que no los vimos bajar de los platos voladores? ¿Tan distraídos estábamos? Sí, estar distraídos es casi nuestro hobby predilecto. Pero no fue así en este caso. Existieron razones exógenas. Por precaución, se evitó la aparición pública de estos visitantes de otros mundos en forma masiva. Las causas son bastante sensatas. Si hubieran descendido de naves espaciales, habrían provocado mucha conmoción. Sin ir más lejos, a mediados del siglo pasado, un simple programa de radio levantó una ola de pánico multitudinaria apenas por representar al aire una obra de teatro que relataba la llegada de visitantes a la Tierra. Fue el famoso actor Orson Welles quién dramatizó esa ficción de seres extraterrestres invadiendo el mundo. Nunca imaginó que pagaría un costo tan alto por hacerlo. A pesar de que al comienzo de la emisión le anticipó a su audiencia que toda la historia que estaba por contar era pura imaginación, mucha gente entró en shock, otra tanta huyó en estampida a buscar refugio en las montañas para salvar su vida, y no pocos oyentes se suicidaron por la desesperación. Fíjate que no estamos hablando de la Antigüedad, sino de pleno siglo XX.

Así fue que por el bien de todos, los integrantes de esta numerosa agrupación de seres interdimensionales convocados por un objetivo en común, descartaron mostrarse abiertamente. La introducción de ellos en este mundo tenía que ser silenciosa. Pasar inadvertidos entre la población era un factor clave para el éxito de la tarea que tenían asignada. Si hubieran saltado desde sus naves nodrizas a la vista de todos, no solo habrían provocado un gran escándalo y mucho temor. Había otra secuela aún más trágica que era imprescindible evitar. Esa visibilidad habría automáticamente implicado el aborto de su misión. Y la alternativa de un fracaso era algo que no podía permitirse, porque esa misión era del más alto nivel. Iba a desarrollarse en la Tierra, pero tendría repercusiones en todo el Universo. Por esa razón, en lugar de mostrarse públicamente llegando del espacio exterior, eligieron una maniobra un poco más sofisticada para infiltrarse en este mundo. Tenía una gran ventaja. Les iba a permitir a sus agentes encubiertos hacerse uno con la época. Era la estrategia ideal para que pudieran mimetizarse con la cultura y las costumbres de sus habitantes. Es decir, se tornarían indistinguibles de y para los nativos del lugar.

Es cierta una cuestión. Este método, al mismo tiempo, era mucho más riesgoso y complejo que bajar por las escalerillas de naves futuristas llenas de luces intermitentes. Pero para eso fueron entrenados con el rigor y la meticulosidad de un cuerpo de élite. Era necesario que contaran con todos los recursos disponibles para que pudieran reducir al mínimo las fallas fortuitas y circunstanciales que probablemente irían surgiendo en el camino, debido al máximo grado de complejidad que tenía la misión.bebe4

Su capacitación insumió varias encarnaciones.

Cumplieron el plan al pie de la letra.

Nacieron en el vientre de una madre humana.

————

Este método era más riesgoso y más complejo no por el parto propiamente dicho. Después de todo, fueron engendrados por una mamá y un papá humanos como cualquier otro bebé en la Tierra. Las mayores dificultades estribaban en que son seres que poseen características especiales.  Dichos atributos no son rasgos físicos, sino capacidades internas que los diferencia de los demás. Por esas aptitudes que custodian con discreción, pueden ser reconocidos.

Mientras son niños llaman la atención por la impronta profunda de las preguntas que hacen, o por los comentarios agudos o desconcertantes que expresan con llamativa lucidez. También se distinguen del resto de los chicos por lo solitarios o ensimismados que se muestran. Sus ideas desnudan un saber no convencional que desentona con la edad que tienen. Suelen ponerlas de manifiesto con un enfoque fuera de lo común, que a los propios adultos los descoloca. Siendo ellos mismos la autoridad, no pueden comprender de qué les están hablando los menores que tienen a su cargo. “¿Cómo me ubico y debo reaccionar ante un niño que tengo la sensación de que me enseña a mí?”. Sin embargo, no dejan de ser niños que necesitan tanto del amor de sus padres como los demás, y de la contención de un entorno que le brinde los mismos cuidados que al resto.

La verdadera transformación que los distingue y los separa definitivamente del común de los mortales se presenta cuando  las capas tectónicas de la personalidad y la conciencia de estos niños comienzan a moverse en la adolescencia, hasta que los temblores internos dan lugar durante la vida adulta a un terremoto que les hace crujir todos los cimientos y tumba el eje sobre el cual una vez adultos, estos hombres y mujeres están plantados.

tristeza2Mientras no recuerdan quiénes son, para qué están en la Tierra, la razón por la cual han encarnado en esta época verdaderamente histórica no sólo para nuestro planeta sino para todo el Universo, mientras viven como gente normal que no son, se angustian y sufren, porque sienten que no encajan. Todo lo que los rodea les resulta extraño y lo perciben ajeno a sus auténticos intereses. No comprenden el mundo en el que viven. Y como nada cuadra, ahí comienza el derrape. Pierden la brújula. Bajan los brazos. Se apagan como una lámpara de noche que se ha quedado sin el aceite que la alimente.

Durante esa crisis inevitable, muchos se deprimen. Sienten que la vida no tiene sentido y fantasean con el suicidio. Para ellos este planeta es un lugar de lo más extraño. Consideran que sus habitantes manejan códigos incomprensibles. Evalúan que los seres humanos viven con una escala de valores despreciable. Interpretan que todo está trastocado, en estado de caos y confusión. Como tienen una conciencia global y colectiva muy desarrollada, la pesadumbre de su alma no puede ser mayor.

“¿Qué es lo que les pasa? ¿Cómo pueden vivir en una locura como esta? ¿Por qué son así? ¿Cómo hago para soportarlo?” son preguntas habituales que se hacen en un reservado y apenado silencio. Son interrogantes que trasuntan una mezcla de impotencia y gran desazón, aunque suelen ser más inconscientes que conscientes, y de ahí el enorme sufrimiento que les provoca.

Padecen un profundo desarraigo, y este sentimiento les duele tanto como si les abrieran un tajo profundo en el estómago con un serrucho recién afilado.

Viven desconsolados porque nadie los entiende, y al sentirse incomprendidos  se encierran más en sí mismos. El aislamiento es todavía mayor cuando es para ellos un enigma descifrar por qué se sienten así. Se meten para adentro porque no encuentran espacios ni a los interlocutores adecuados para expresar creativamente lo que su alma anhela desde lo más profundo de su ser. Sufren porque en la sociedad o dentro de sus grupos de pertenencia, no hallan comprensión a sus angustias y a sus visiones tan peculiares de la realidad.

Se automarginan porque no soportan el conformismo generalizado.

Se autoexcluyen al no poder tolerar las estructuras establecidas de todo tipo, que según ellos las observan, reproducen un estilo de vida vil que mantiene a la gente en un estado inferior de conciencia.

Saben más todavía. Y eso no los alivia en nada.

Tienen la certeza, porque se los cuenta su corazón, que la humanidad está enferma.

Su corazón conoce muchas otras latitudes, y sabe que este desequilibrio generalizado llevará a la especie completa hacia su propia destrucción.

Como tienen el conocimiento de que en su génesis, ella estaba destinada a ser modelo de perfección y realeza suprema en el  concierto de las civilizaciones del Cosmos, el dolor que los aflige es mayor  aún. Tan grande es, que los hace enmudecer. Los apabulla verla en este estado miserable. Intuyen que como siga esclavizada a sus pulsiones más bajas y continúe encadenada al imperio de sus chakras inferiores, su hora final es inminente. Aquí es cuando el abatimiento que sienten crece todavía más.

Así es como se hunden en un agujero negro que pareciera no tener fin.

————

Pero es justo, en este momento tan crítico y aciago, cuando empiezan a despertar del sueño. Gradualmente la depresión se va transformando en instinto de lucha. La confusión de sentirse afuera de todo, va dejando paso a la claridad cada vez más nítida de cuál es el papel de cada uno de ellos en estas horas decisivas. Y la sensación de aislamiento que siempre los embargó, se convierte en el abrazo fraternal de toda su familia de luz que siempre los estuvo aguardando. Sus familiares sólo esperaban que diera las señales claras de su despertar. Antes de que estuviera listo, no era posible para su familia estelar, acercarse. Pero ahora que ya está preparado, es recibido por los miembros de su linaje con un fervoroso amor que no encuentra límites ni fronteras.

Es cuando sus padres, sus tíos, sus abuelos, sus hermanos, sus primos del Cosmos van a contarle la historia completa. Cómo encarnó. Por qué. Cuál es su misión. De dónde viene. Qué clase de ayuda se comprometió brindarles a los nativos de la Tierra. Qué se espera de él. Qué tipo de anclaje, de transformación, de servicio, de enseñanza se juramentó entregarles a los seres humanos apelando a sus conocimientos superiores.

Su familia intuye que al suministrarle esa información, comprenderá por qué nunca encajó en el sistema.

Ya lo recuerda. Es que vino a cambiarlo. Sin pedir permiso. ¿Cómo adaptarse a un lugar fracturado en pedazos? Incontables recuerdos asoman a su conciencia.

Son tantos… que no los puede clasificar…y tan vívidos…

Transportado a otro tiempo y otro lugar, ve rostros brillantes. liberación2

La viva imagen de sabios seres que lo han preparado en otras realidades paralelas toma por asalto su conciencia.

Ahora recuerda como si fuera hoy las enseñanzas que recibió de sus maestros para sincronizarse con un colectivo de seres de su misma vibración. Sin darle respiro, otro flash de conciencia impacta en su pantalla mental que lo conmociona. Se ve en el santuario donde ocho personalidades con blancas vestiduras están paradas con solemnidad formando un círculo perfecto, a punto de revelarle un secreto. En el centro hay una llama crepitando superpuesta a una columna de luz. Es él mismo. A partir de esa iniciación, rememora cómo abandonó la infancia para pasar a estar bajo las órdenes de una jerarquía de luz que se encuentra a la cabeza de un plan superior. Mientras tanto, en esta realidad, su familia está con él, a su lado. Lo apoya, lo sostiene, pero no hace falta que le explique nada. Su mera presencia activó el recuerdo en sus células. Lo comprende todo sin palabras. Todo el conocimiento que necesita lo alberga adentro suyo, encriptado en su plexo solar y simbolizado como un cofre colmado de tesoros, pergaminos antiguos y piedras preciosas vivientes.

Siempre supo que su hogar estaba en una lejana constelación de estrellas. Una que hace muchos eones abandonó la tercera dimensión. Se hace conciente de otra cosa que siempre supo también. La Tierra no es su casa. Ahora puede confirmar una vieja sospecha: está de visita por ella. Es un viajero del tiempo. Un intrépido visitante que se camufló dentro de un disfraz humano para penetrar en un sistema donde reina la oscuridad. En su pantalla mental ve una zona de entrenamiento militar. Escucha como si fuera hoy el momento en que le asignan su misión uno, diez, mil, cien mil, un millón de años atrás.

“Debes sabotear los poderes que subyugan a la humanidad…”.

¿Cómo podía encajar en un sistema despiadado que vino a derribar sin violencia con las armas letales de la paz?

“….para liberar a los prisioneros y ayudarlos a construir un futuro bienaventurado”.

Un concepto extraño le viene a la mente.

“La Maestría de las Frecuencias”.

“Serás un receptáculo estelar. Ancla la luz. Sostén la vibración. Transmítela. Rompe las ataduras de los terrestres. Altera su frecuencia. Fíjala muchos listones más arriba. Transforma la realidad. Condúcelos a una línea de tiempo donde reine la luz. Muéstrales el camino”.

memoriaUn bombardeo de memorias vivas penetran en su mente. Lanzados como flechas en llamas desde todas las direcciones, los recuerdos urgentes lo abisman en sus pensamientos.

Vino a combatir por la libertad con armas de construcción masiva.

A irradiar luz mediante su conocimiento superior.

Se infiltró para elevar las vibraciones de la humanidad.

Penetró en un ecosistema exótico para romper las cadenas de su esclavitud. Está de incógnito para ser el sostén energético que despierte su divinidad.

– “Pero no puedo sólo”.

– “Por supuesto que no podrás. Lo harás en equipo”.

Todo se ubica en su justo lugar. Ha recordado quién es. Luego de atravesar este momento bisagra, ya nada podrá seguir igual para él. La antigua confusión cede paso a una cristalina simiente de certezas.

Sabe que para un revolucionario interdimensional, adaptarse a un sistema que se nutre del miedo para reproducirse, es una utopía, una paradoja y por sobre todas las cosas, un desatino. ¿Podía identificarse con un régimen que se vale de la manipulación para subyugar a las masas bajo la oscuridad? ¿Cómo sentirse integrado a lo establecido y llevar una vida cómoda y despreocupada cuando es el transformador global de un sistema carcelario?

Las piezas del rompecabezas terminan de encajar.

Es un infiltrado extraterrestre en servicio activo.

Regresará con honores al hogar cuando culmine su misión.

——–

(*) Reproducción de un curso impartido en el Campus Virtual de los Registros Akáshicos.  Un espacio abierto y gratuito hijo de este portal, donde los participantes hacen consultas de interés general para que todos podamos aprender con las enseñanzas procedentes de la investigación en los Registros Akáshicos.

Estás invitado a sumarte al grupo haciendo click en este link. Allí podrás formular tus propias preguntas así como tomar conocimiento de los temas que hemos trabajado hasta el día de la fecha. Además de que personas con inquietudes similares sobre las cuestiones esenciales de la existencia tengamos un lugar de reunión, la aspiración de máxima es encontrar las técnicas para sanar el alma de la humanidad. Las preguntas actúan como rastreadores inteligentes que nos permitirán acceder a ellas. Si deseas  profundizar en la génesis y las características del proyecto LAS 108 TÉCNICAS SAGRADAS, consulta el post publicado a continuación. Algunas de las lecturas que podrás hacer en el Campus están referidas a los siguientes temáticas. Tu mismo ampliarás la lista con tus propios aportes.

Te esperamos.

Pablo Vaserman

Campus de los Registros Akáshicos

“¿Existe la condenación eterna para los que hacen el mal?”.    “¿Realmente ayudamos cuando donamos sangre u órganos?”.         “¿Qué es el libre albedrío?”. “¿Qué es el pecado original?”. “¿Por qué se nos fue velada la realidad que somos y de la que venimos?”. “¿Qué es la muerte?”. “¿Qué reglas o leyes cósmicas rigen la sexualidad humana?”. “¿Existen las almas gemelas?”. “¿Volverán a encontrarse dos almas de alta vibración que se aman cuando uno de los miembros de la pareja parte antes de tiempo?”. “¿Cómo ayudar o proteger a los inocentes en zonas de conflictos armados?”. “¿Cómo deberíamos comer?”. “¿Durante la inmortalidad de la conciencia las vidas pasadas son recordadas?”. “¿Es correcto usar la marihuana con fines medicinales?”.

pergamino“¿Qué pregunta de interés general te gustaría hacerles a los Registros Akáshicos? ¿Cuántos enigmas de carácter público acicatean tu mente o te hacen cosquillas en el corazón?”. Así comenzábamos a difundir a fines de 2013 la apertura oficial del Campus Virtual de los Registros Akáshicos. Era un suceso fuera de lo común. La fuente que abastece de sabiduría a todo el Universo, volcándose abiertamente a las consultas de la gente para socializar el conocimiento y que todos pudiéramos progresar.

A lo largo de los meses el espacio fue creciendo en visitantes, y las preguntas fueron pidiendo pista. “Desentrañar los misterios solapados en los territorios que están más allá de lo visible” postulaba uno de los objetivos originarios. “Expandir nuestra conciencia”, apuntaba otro con el dedo índice descansando sobre la sien. “Que puedas poner un pie en el mundo que se viene” prometía otro. “Ampliar la perspectiva que tenemos de la realidad” consignaba uno más. Hasta se hablaba de ayudar a “transmutar las caducidades del antiguo ´yo´” para que los participantes pudieran “perfilarse como protagonistas en la plenitud de sus posibilidades, de este nuevo ciclo venturoso de la humanidad” que está emitiendo sus primeros llantos.
“¿Qué pregunta de interés general les querés hacer a los Registros Akáshicos?”. Así de abierta, global y abstracta era la propuesta. Te invitábamos a nutrir el Campus Virtual con las inquietudes más diversas que anidaran en vos. Especialmente hacíamos hincapié en todas aquellas que pudieran aportarnos “un nuevo saber o una nueva mirada sobre la realidad”. Te explicábamos que estarías representando a los demás. En consecuencia, ayudándolos a progresar.

Pues bien. La gran sorpresa para nosotros ocurrió cuando descubrimos que un  cambio de rumbo muy profundo era inminente. Lo más interesante de todo, era que el vuelco lo estaban gestando precisamente las preguntas que venían formulando los participantes. Fue cuando comenzaron a sintonizarse con necesidades esenciales que en este momento de nuestro devenir tiene la humanidad. Sin que nadie lo supiera, incluyendo este autor, la transformación estaba en marcha. Y así se fue cocinando a fuego lento este presente. En sordina se venía abriendo paso un hallazgo conmovedor. Hasta que la revelación de la Biblioteca Divina llegó. Las crisis social, política, económica, psicológica, existencial que sufrimos es producto de una bisagra evolutiva y todas están subsumidas a una causa mayor que las está incubando. Esta causa es de orden espiritual. Está conformada por 108 problemáticas que hemos fabricado por error o ignorancia y debemos resolver obligatoriamente para que podamos pasar al próximo estadio evolutivo. De lo contrario, continuaremos empantanados en el pasado.

En la actualidad, el foro educativo ya no sólo se limita a publicar las contestaciones y las enseñanzas de los Registros Akáshicos sobre los más diversos interrogantes. Creció, como hemos madurado todos, y hoy es un laboratorio experimental con la misión de identificar, descubrir, revelar y dar a conocimiento público las 108 técnicas sagradas que entre todos tenemos que practicar para sanar el alma de la humanidad y sacarla de la inercia. Constituyen la medicina espiritual para sortear la grave crisis evolutiva en la que se encuentra sumida.

manoslevantadasEsas técnicas reposan encriptadas en los Registros Akáshicos. La única manera de llegar a ellas es a través de las pistas que nos sugieran tus preguntas. Porque las puertas que custodian esa información únicamente se abrirán si cada una de las 108 necesidades acuciantes que tiene la humanidad son expresadas por sus representantes. Por ejemplo, por ti. O por un amigo tuyo. O por un familiar. O tu novia. O tu marido.

En suma, te necesitamos.

Y necesitamos a todos los que puedas convocar a que se sumen a este trabajo de servicio espiritual sin precedentes y del más alto nivel. Cuántos más seamos, más fuerza y creatividad tendremos a disposición de esta causa.

¿Responderías a este aviso en el rubro clasificados de algún periódico? “Detectives espirituales se buscan para descubrir los males que sufre el alma de la humanidad. Conciencia altruista y desinteresada. Trabajo full time no remunerado. Garantía de utilización suprema del libre albedrío inscripta en los planes de Dios”.

Son 108 técnicas sagradas.

Las estamos buscando empecinadamente.

Aquí puedes consultar las que hemos decodificado hasta el momento.

¿Nos ayudás con tus preguntas a encontrar las demás?

Te esperamos en el Aula Virtual para contarte con mayor profundidad la génesis de esta misión colectiva que los Registros Akáshicos nos han adjudicado a todos, junto a otras revelaciones espirituales muy jugosas.

Empuja esta puerta con suavidad Campus Virtual .
Te daremos la bienvenida con mucho regocijo.

Pablo Vaserman

Banner 2015

Sin aliento,

el niño le pregunta a la luna,

por qué te reflejas en el lago,

y luego desapareces

dejándome sin tu compañía

me quedo solo

añorando eras pasadas

en que fui adulto

y te prometía fidelidad

a la causa fantástica

de sondear la sabiduría

que acecha

en el límite exacto donde se cruzan

los opuestos.

¿Y qué?, me interrogaste.

Me fui, no estuve, volví,

¿Por qué te hiere una mentira?

¿Por qué te mata la verdad?

De qué fuente omnisciente beberán,

quienes no acudan a tu cita

noble caballero

de la sagrada armadura.

Las eras eternas del

porvenir

se proyectan en tu frente

guiadas por tu bendito

y tres veces bendito corazón

que los cuatro vivientes

bañaron en luz divina.

¿Y qué si no acudieron a tu llamado?

¿Por qué te afliges,

sabio monje guerrero?

Si el maestro llega

cuando el alumno está preparado

es preciso que sea ignorado

cuando el momento no ha llegado

o una oportunidad ofrecida por el padre

fuera burdamente rechazada.

Nada regala el cielo

si el peregrino no ha hecho

el esfuerzo exigido

para que merezca ser ungido

con el néctar del conocimiento celeste.

No llores, monje guerrero.

No te sientas traicionado

mucho menos, desdichado.

No vuelvas tu mirada a las eras pasadas.

En este presente eres eterno.

No salgas de tu círculo infinito

para arrojar lágrimas

por quienes no valoran los tesoros

que les ofreciste, con generosidad,

y despreciaron.

Mantente erguido, vigilante,

orgulloso de la misión que el cielo

te ha encomendado, noble guerrero

y nunca pierdas de vista la meta

a pesar de las caídas, desprecios,

traiciones, incompresiones.

Diez millones de soles son tu ejército,

tu consuelo,

tu poderoso sostén,

tu fortaleza,

el fuego sagrado

de tu espada divina

y la verdadera gracia de Dios.

Pablo Vaserman

Despeja trabas que obstaculizan la concreción de trabajo.
Convierte al practicante en una antena emisora de frecuencias moduladas que lo harán visible y atractivo para los clientes o pacientes que lo necesiten, siempre que sea un profesional idóneo en su área”.

De acuerdo a los Maestros de los Registros Akáshicos, los factores que intervienen para que tengamos éxito en nuestros proyectos y seamos prósperos en la generación de oportunidades laborales, son 21. De este total, 18 de ellos son de índole bioenergética.exito

Cuando todos están activos, sanos e interactúan correctamente, es suficiente con que el profesional concrete los pasos tradicionales de cualquier emprendimiento para que su proyecto se haga realidad. Es cierto. El peligro siempre latente de la aparición de dificultades externas pueden hacerlo zozobrar. Pero seguramente su inteligencia lo ayudará a pilotearlas. Lo importante es que el terreno de base estará abonado y sin obstáculos endógenos para que su meta laboral nazca, crezca y se desarrolle. Si su sistema energético está en óptimas condiciones, solo tendrá que ocuparse de todas las aristas prácticas de su emprendimiento: planificación, publicidad, marketing, target, definición del producto o servicio, etc. Si todo en él anda bien, una vez que se hayan cumplido los plazos mínimos que todo lanzamiento necesita para consolidarse, seguramente comenzará a cosechar lo que sembró. Exactamente igual ocurre con una búsqueda laboral.

Distinto es cuando a pesar de haber hecho todo lo necesario, no logra despertar el interés del producto o servicio que ofrece. Es en este punto cuando habría que investigar en cuáles de los 21 aspectos motorizadores del trabajo padece anomalías. Sin pérdidas de tiempo, tendrá que ir tras la búsqueda de la técnica bioenergética que lo reequilibre. ¿Con qué propósito? Recuperar su funcionamiento normal, para que el éxito exito2dependa únicamente del acierto de sus decisiones.

Una forma sencilla de entender el fenómeno sería imaginarte desde el punto de vista laboral, como un circuito eléctrico que alimenta a una lamparita con 21 interruptores interconectados. Para que la lámpara se encienda en toda su potencia, necesitas que los 21 interruptores funcionen a la perfección. Si falla alguno, la corriente eléctrica llegará a ella con una merma. Cuántos más interruptores deficientes tengamos, el suministro sufrirá pérdidas mayores  y en consecuencia, la intensidad de la luz que emita la lámpara será menor.

Ahora bien. ¿Qué significa ser exitoso laboralmente para el mundo espiritual?.

No es sólo lograr muchos clientes, ganar dinero, acumular prestigio, conseguir una buena posición social, ser un referente para sus colegas, todo lo cual es legítimo y deseable.

También es brindar un servicio de excelencia, en cualquiera sea el área en la que el profesional se desempeñe.

Es poner todo su conocimiento al servicio del progreso que le permita conseguir con ese producto o servicio, al consumidor. Progreso significa, desde esta perspectiva, hacerlo avanzar un escalón hacia alguna meta superior, en cualquier área de su vida.

Sin embargo, para llegar a esa meta superior, previamente hubo que dar muchos pasos para alcanzarla. El camino nunca es lineal, como tampoco es directa, ni de un día para otro, la concreción del objetivo.

En todo proyecto hay plazos que cumplir, etapas que planificar, obstáculos que sortear y avatares que avizorar, para poder materializar ese proyecto anhelado.

Allí es donde se ubica el papel que cumple el producto o servicio en el intercambio social: darle al beneficiario algo de lo cual carece, que lo ayude a progresar. En la base de esta concepción holística del trabajo, el plano físico o material, va de la mano del plano mental y del espiritual. En otros términos, existe un verdadero progreso si en el consumo que hace el clienteprofesional3 de ese producto o servicio, esos tres aspectos que constituyen al ser humano, evolucionan y avanzan juntos hacia un estadío superior.

Esta meditación akáshica está destinada a aquellos profesionales que necesitan aumentar su cartera de clientes o pacientes, en tanto y en cuanto estén convencidos de su idoneidad, y consideren que el producto o servicio que brindan apunta a la excelencia, tal como la entiende el mundo espiritual.

Observaciones:

La meditación trabaja sobre 15 de los 21 aspectos mencionados al comienzo de este informe. Tiene la ventaja que al ser universal, la puede practicar cualquier persona sin necesidad de particularizarla. Los resultados de su práctica siempre serán beneficiosos para el lector, pero es importante destacar que su rendimiento será variable para cada cual, y se acercará en mayor o menor medida al ideal óptimo del 100%, de acuerdo a las anomalías bioenergéticas que no hayan sido tratadas – si las hubiera-, y sean necesarias reequilibrar en consultorio.

PROCEDIMIENTO

Mudra:

• Coloca la yema del pulgar derecho sobre el dorso de la mano izquierda.
• Ambos meñiques en contacto por las yemas.
• La yema del anular derecho sobre la tercera falange del anular izquierdo.
• La yema del mayor derecho en el centro de la palma izquierda.
• El resto de los dedos, libres y relajados.

Visualización:

• Imagina durante un minuto una cruz adentro de un círculo. Ambos son de fuego dorado.
• A su término, recita tres veces en voz semiaudible

AWEFARI  BIDUMEQI  BEFIBEGUA   QIDAHEBIGE  MEBAGEFI

                                 
• Observa cómo la cruz y el círculo dorados transmutan en rojo rubí. Deberás mantener esa imagen en tu mente durante otro minuto.
• A su término, recita tres veces en voz semiaudible

  HIBUBEFA    ZIBEDAHI     GIGEFOUA

• La cruz se convierte en un triángulo equilátero de fuego divino celeste. Se mantiene insertado en el mismo círculo, que permanece rojo.

Duración: Cuando se cumplan los tres minutos desde el inicio de la meditación, desarma el mudra y abandona la visualización.

Ritmo: 3 sesiones diarias, durante 10 días consecutivos.

Nota: Para comprender como trabaja una meditación akáshica, ingresa aquí.

Pablo Vaserman


Detuvimos el paso. Habíamos atravesado a pie, un río profundo y caudaloso. La corriente era temeraria. Mi maestro me dió una indicación de lo más extraña. “Imagínate que eres un elefante parado sobre tus cuatro macisas patas. Un paquidermo tan pesado, que nada podría hacerte perder el equilibrio”, me dijo con autoridad. ¿Es que se ha vuelto loco? El río estaba a punto de tragarnos ¿y él me venía con dibujos animados? “Acalla tu mente y hazlo ya mismo porque tu vida está en juego”, agregó. Me lanzó una mirada fulminante. Lo último que me dijo fue que repitiera sin descanso y en voz casi audible una palabra absurda de ocho letras. Y ya no volvió a hablar.

Lo obedecí, y nadie me lo contó. Lo ví yo mismo. Para mi mayor asombro, el río se bifurcaba a través de mí. Era como si yo me hubiese convertido en un filoso y delgado cuchillo, cuya hoja de acero cortaba el agua brava en dos mansos afluentes.

Llegamos a la ribera. El trayecto lo había hecho con tanta naturalidad y con tan poco esfuerzo, que perdí la noción de la gigantesca correntada que se llevaba puesto todo con ella. Pero mi maestro y yo estábamos intactos. Sin una gota de humedad. Como si nunca hubiésemos estado en peligro. ¿Podía no estar sorprendido? ¿Cómo era posible? Las piedras volaban, los árboles crujían como ramas secas, eran arrancados por el viento como pasto seco. Flotaban inermes en un río que los vapuleaba sin respeto. Algunos se hundían. Otros se perdían en la trampa mortal de una marea furiosa que el río perpetraba sin compasión. ¿Y nosotros sin un rasguño? Pero no quise hablar. Aún seguíamos adentro. Seguí caminando, detrás de mi maestro. El andaba en silencio, y después de los relámpagos que sus ojos me habían clavado en los míos, pensé que romperlo podía ser más riesgoso que el tsunami que estábamos atravesando juntos.
Un hombre de conocimiento, y un elefante.

Aún al día de hoy ignoro qué fue lo que paso, ni como lo hicimos. Pero lo logramos. ¿Estábamos pisando tierra firme? ¿Era posible?

Detuvimos el paso. La densidad de la selva que se avecinaba era tan tupida, que a todas luces parecía impenetrable.

– “Ahora quiero que te conviertas en un águila”, me indicó con sequedad. “Nunca tienes que dejar que el árbol tape al bosque. Quiero que lo
observes con la visión del águila. Y luego, me cuentes tus conclusiones”.

– “¿Conclusiones?”, le repetí desconcertado.

– “Sí. La razón por la cual estamos aquí”, me dijo con énfasis.

– “Pensé que sólo nos habíamos aventurado en la selva para agudizar los sentidos”, me justifiqué. “Al menos, era lo que usted me había explicado cuando partimos: ´Para estirar un poco las piernas. La ciudad adormece. La naturaleza, en cambio, nos despierta´. Y cosas así.

“Y no te mentí. Todo eso es cierto. Pero son solo partes de la razón global que explica por qué vinimos aquí. El problema es que si continúas analizando la información que crees tener, en lugar de escudriñar este misterio como lo haría un águila, no vas a llegar a ningún lado más que a tu ombligo. Y ahí vas a estar peor que en la ciudad. Te lo aseguro. Yo que tú, empezaría cuanto antes. No nos quedan muchas horas de sol”. 
Sus ojos brillaban.

– “¡Pero es que no tengo la menor idea de cómo hacerlo! ¡No sé cómo vería esta situación un águila!”, protesté.

– “Estás enfocando mal el problema. No te estoy pidiendo que veas esta situación como la vería un águila. Lo que te estoy implorando que hagas, es algo mucho mejor que eso: que te conviertas en un águila, y veas como un águila. Recién atravesaste el río como lo haría un elefante, ¿no es así?”

– “Sí, es cierto. El sentido del equilibrio, la dirección hacia una meta sin titubeos, el aplomo, la perseverancia, el dominio de la situación….ninguna de esas aptitudes eran mías”, le confesé.

– “Por supuesto que no. Porque no hacías como si hubieras sido un elefante que atravesaba un río. Eras un elefante, y actuabas como tal. Lo mismo te pido que hagas ahora. Conviértete en un águila, observa nuestra realidad y dime las conclusiones que hayas sacado. ¿Por qué estamos aquí?”

– “Es que no se cómo convertirme en un águila”, le dije, un poco apenado por la impotencia, y bastante fastidiado con el desafío. “No me costó nada sentirme un elefante, pero con un águila, ¡no sé por dónde empezar!”.

“No me sorprende lo que te pasa. No te ha costado convertirte en un elefante, porque no hay ninguna diferencia entre la pesadez de un elefante, y lo densa y burda que es tu mente. ¿Cómo no te iría a resultar sencilla la tarea?”.

“Maestro, ¡me está ofendiendo!. Llevo años leyendo libros sobre espiritualidad, meditando, estudiando en cursos y seminarios, asistiendo a conferencias…tengo toda la información de punta sobre todos estos temas, y mucho camino recorrido, como para que ahora venga usted a decirme con tanto atrevimiento, que mi mente es densa y burda. ¡La vengo elevando desde hace mucho tiempo, señor! ¡No le está hablando a un principiante!”.

Esperaba ver en la expresión de mi maestro algún gesto compungido. Algún esbozo de retractación. Algún indicio de que se había arrepentido en expresar aquellas palabras ofensivas. Algo. Con algo, me iba a dar por satisfecho, y me pondría a pensar en cómo demonios asemejarme a un águila. Aunque siguiera sin tener la menor idea de cómo hacerlo.

Con “algo”, era suficiente.

– “Está bien. Tranquilízate. No fue mi intención ofenderte. Pero si quieres, te voy a explicar por qué te cuesta tanto hacer lo que te pido. ¿Quieres?”.

– “¡Me encantaría!”, le respondí, entusiasmado. El reconocimiento que esperaba, había llegado.

– “El águila, cuando vuela, no se está mirando al espejo para ver como le quedan sus plumas. Se olvida de sí misma, y observa todo el territorio que tiene frente a sus ojos. Y no se le escapa nada. Ni un detalle, porque permite que el viento la guíe. Para lograrlo, ¿qué hace? Se deja fluir. Es tan inteligente, que no le ofrece resistencia. Lo utiliza para impulsarse hacia lugares desconocidos. Sin controlar nada, lo ve todo. Y lo ve todo, porque percibe la energía tal como fluye en el Universo. Claro, ella es menos que tú. No hace falta que me lo aclares. Ya lo sé. Ella no ha leído un solo libro, tampoco ha participado de tus interesantísimos cursos y talleres. Y menos que menos, ha meditado ni una vez en toda su vida. No puede compararse la elevadísima conciencia que eres, producto de tanto estudio y dedicación a tu formación espiritual, con la pobre cultura del águila, que ni siquiera alguna vez, habrá leído un diario. Sin embargo, ella ve las cosas tal como son: pura energía. En cambio tú, las ves de acuerdo a los colores de los casilleros que te han enseñado en donde debes meterlas. Es decir, tu reduces la realidad infinita y multidimensional, al tamaño de hormiga de lo que tu mente de miniatura te da permiso para abarcar. El águila, en cambio, en su vuelo, expande su mente al Infinito. Y se abre a la experiencia de lo ilimitado, con total confianza, desapego, control y humildad, porque es consciente de que no es el centro del Universo, sino que se asume como una privilegiada exploradora de lo desconocido. Una viajera del espacio y del tiempo, abierta a la experiencia y despojada de todo preconcepto que mutile esa aventura fascinante que es viajar por el Infinito.

Por supuesto, ella no está tan preocupada como tú por hacer acopio de
información por aquí y por allí. Tampoco se cree más o menos evolucionada que nadie. Simplemente despliega sus alas, percibe, y sabe lo que tú, no. Por
ejemplo, sabe ver energía tal como fluye en el Universo. Y si nos viera a los
dos en este momento, sacaría muy rápidamente la conclusión que hasta ahora, tu no me has podido dar, porque en lugar de recordar que tienes alas, te empeñas en aferrarte a tu bello ombligo. Es tu decisión. Mientras tanto, el águila que nos observa, te soplaría al oído…

  “…tonto, estás aquí para recordar quién eres. No para darle alimento a tu ego. Estás aquí para aprender a ver la vida con los ojos de un águila. ¿Y tu crees que un águila necesita de tu cultura para navegar por el Infinito? ¿Tu crees que la realidad se reduce a lo que tu piensas que ella es? ¿Verdaderamente crees eso, pequeño sabiondo? ¿Qué ocurriría si yo te dijera que la realidad es mágica, y no responde a la lógica presuntuosa que te han inculcado? Que un fenómeno puede ser y contradecirse al mismo tiempo. ¿Te extrañaría que así exprese los múltiples enfoques desde los que debe ser observado para que tu mente no lo reduzca a cenizas?. ¿Qué pasaría si yo te asegurara que una consecuencia del futuro puede ocurrir antes que una causa del pasado?. ¿Se te movería algún pelo si te dijera que hay muchas realidades paralelas que están palpitando vida en las mismas coordenadas en donde tu estás parado en este momento?. ¿Nunca se te cruzó por la cabeza que todo el tiempo estás interactuando con los seres que las habitan, sin saberlo? ¡Por supuesto que te pueden afectar negativa o positivamente!. ¿Y cómo reaccionarías si te contara que hay una multitud de mundos poblados, por numerosas culturas, entre las que la especie humana es sólo una, entre muchas, como una gota de agua en el océano?. ¿Te estremecerías mínimamente si yo te asegurara que, en este mismo instante, todo el Cosmos está en guerra? Porque así se vive, y así se muere. ¿Te sorprendería saber que si lo quisieras, podrías viajar con solo pensarlo a cualquier lugar del Universo, para constatar todo esto y mucho más?

     Tu maestro te ha pedido que vieras la realidad como un águila. Con la descripción que te acabo de hacer, apenas hemos rasgado la superficie. Pero te alcanzará para arribar a la conclusión que te ha pedido. La razón por la que estás aquí, es para que te des cuenta que tu vida no tiene ningún sentido. Ninguno. Y no lo tendrá nunca, si continúas enredado en una monumental maraña de mandatos que te indican cómo pensar, qué decir, qué hacer, qué desear y cuáles decisiones tomar. Son los mismos que te apuntan con el dedo índice para señalarte quién eres. ¡Entiéndelo desde hoy y para siempre! Todos ellos te alejan cada vez más de tu verdadera esencia. Te hacen perder la memoria para que te olvides de donde provienes: la insondable realidad multidimensional.

Has venido aquí para que te ayudemos a sacarte de tu soporífera situación. Debería decir: calamitosa existencia. Porque si continúas como hasta ahora, seguirás pensando que sigues elevándote con tus libros, cursos, pensamientos positivos y todas las lámparas de sal que desparramas por todos los ambientes de tu casa. Puedes seguir haciéndolo si lo deseas. No hay ningún pecado en ello. Pero debes saber que no haces más que seguir arrastrándote por un laberinto chato e interminable, creyendo que has remontado vuelo hace tanto tiempo… y ahora estás tan elevado… que ya no puedes ver el suelo, paseándote entre las nubes, etéreo, más allá del bien y del mal.

Pero la realidad es otra.
Sabe que no estás atravesando más que un brioso río con
la pesadez de un elefante. Y tan desolado, como cuando llegas solo a una incierta selva durante el crepúsculo, y nadie tan siquiera te enseñó a encender un fuego con dos piedras, que encontraste perdidas por allí”.

Pablo Vaserman

El siguiente es el desglose de las consecuencias que arrojó uniónla segunda práctica masiva de esta técnica concertada durante un período de tiempo específico en el año 2011.
Nos unimos durante breves treinta días.
Los resultados serán permanentes.
Si deseas aportar tu granito de arena para elevar la conciencia del planeta y la de sus habitantes, tienes a tu disposición una herramienta maravillosa.
Puedes ponerla en marcha cuando quieras. Ojalá que lo que leas a continuación te sirva de estímulo, cuando compruebes que tu acción antes que granito, será un servicio espiritual del tamaño de un médano.

1.  Plano Psicológico:

menteSe hizo una limpieza en el cuerpo Mental del 50% de los habitantes del planeta. La consecuencia es que se ha despejado el camino y se abrieron nuevos canales energéticos que les dará una mayor amplitud de conciencia. ¿Con qué propósito? Para que puedan asimilar los cambios que paulatinamente irán aconteciendo en nuestro mundo, que implican una profunda transformación de paradigma, en cuánto a la concepción de qué es y como definimos la realidad.

Esta apertura de conciencia, facilitada por la meditación akáshica, evitará que  lo nuevo sea rechazado, por miedo a lo desconocido. Y viceversa. Fomentará una muy buena predisposición individual  a evolucionar.

 2. Plano  Social:

Se instalaron en todo el planeta ciertas columnas energéticas que tienen una función muy interesante: extraen y transmutan una serie de (algo así como) cardos de cactus, que los seres humanos tenemos clavados en las manos.

Estos cardos, que existen solo en un plano sutil de la realidad, inoculan un veneno que actúa segregando resentimiento y egoísmo en la trama de relaciones sociales, que al acumular una masa crítica suficiente, desequilibra a los miembros de distintos grupos sociales.

El producto de ese desequilibrio se manifiesta en nuestro plano físico bajo la forma de actos individuales o grupales irracionales, que provocan discordia y desarmonía. La eliminación de estos cardos venenosos también ha venido acompañado de la colocación de un guante energético que cauterizará las heridas provocadas en nuestras manos por ellos, al tiempo que actuará como una malla protectora blindando la zona, frente a cualquier intento de retorno.

3.Plano Relacional:

Los seres humanos vivimos inscriptos en una burbuja energética que nos contiene en diferentes escalas: por familia, sociedad, nación, humanidad.

Las energías que emitimos, sean tanto positivas como negativas, circulan dentro de ella e impactan en sus integrantes, con una potencia 40 veces mayor, con respecto a quienes viven por afuera de sus límites.

La meditación akáshica intervino en el cuerpo (sutil) del Karma, perteneciente al 25% del planeta. Lo que hizo fue purificarlo y reducir en un 60% las energías negativas de origen kármico que emanan esas personas.

La consecuencia directa fue que en ese 25% de la población humana, las familias mejorarán sus relaciones en un 38%.

4. Plano  Energético:

Energía sanadora que llegó de un millón de estrellas, limpió el ojo derecho del 60% de la humanidad. La función del ojo derecho es la de percibir el futuro e identificar las oportunidades. Estaba obturado por una película gelatinosa de color gris-pardo, que generaba en cada individuo la sensación inconsciente de no poder proyectarse en el futuro. La creencia en que no había horizontes o caminos de salida posible a los problemas,  justificada a partir de racionalizaciones de distinta índole, eran su producto final, y se cristalizaba en estado de desesperanza y brazos caídos.

5. Plano Espiritual:

Una comisión angelical se puso a disposición del 30% de la población humana, para ayudar al ser bioenergético de cada individuo, a despertar. Este acontecimiento tiene enorme relevancia en la evolución y el progreso espiritual de cada alma encarnada.

A partir de esta meditación akáshica, quienes estén adentro de este colectivo social, tienen asistentes expertos en esa materia, que los ayudarán a sortear las vastas dificultades que encontramos en el planeta tierra para recordar quienes somos, expandir la conciencia, y levantar vuelo.

 6. Plano de Poderes:

Se realizó una cirugía espiritual localizada en los chakras, en el 20% de la población del planeta.

Adquirieron el poder de armonizar a las personas y los seres que los rodean, en un radio de 18 metros a la redonda.

7. Plano Cósmico:

Se introdujeron 25 observadores-inspectores de 25 civilizaciones, millones de años más avanzadas que nuestra humanidad. No son visibles porque pertenecen a otras dimensiones. ¿Cuál es su misión? Elevarán un informe dirigido a las más altas esferas acerca de cómo marchan los cambios muy acelerados que vivimos como humanidad, y que experimenta el planeta Tierra de cara al establecimiento de la era de Acuario.

Se dedicarán a confeccionar informes sobre el desarrollo del proceso, enfocando su análisis en eventuales aspectos que a su entender haya que ajustar, o en elementos que a su criterio, deban introducirse. Todo esto, para que el
resultado final encaje en el modelo previsto, a la perfección.

8. Plano Akáshico:

Los maestros de los Registros Akáshicos liberaron nuevos paquetes de información. ¿Qué contienen? Facultades que cada individuo podrá
solicitar en el marco de una sesión de Terapia Akáshica. Estas capacidades no
se replican sino que cada paciente recibirá aquellas que le fueron asignadas de acuerdo a su misión espiritual. ¿Cómo las van a obtener? Aplicando un procedimiento específico, cuyo protocolo se deberá decodificar de los Registros Akáshicos.

   9.  El Plano Divino

Ha colocado un manto protector sobre el planeta Tierra. Puedes imaginarlo como una gran mano blanca, que ha tomado a nuestro mundo en su palma.

Como bendito final abierto de estas fantásticas consecuencias de la meditación akáshica con el himno nacional argentino, te dejo planteado el siguiente interrogante: ¿a quién crees que pertenece la mano blanca?.

Pablo Vaserman

Nota: Para comprender cómo trabaja una meditación akáshica, visita el informe La Meditación Akáshica une el hombre al Cosmos. Si deseas acceder al desarrollo de  la meditación para elevar la conciencia del planeta, ingresa aquí.