Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Bitácora de un explorador akáshico’ Category

¿Cualquier conciencia puede ingresar en el planeta de los Registros Akáshicos?

No.

Para estar autorizado a visitar la Perla Central del Cosmos, el explorador debe ser habilitado por los 20 guardianes que la custodian.

¿Quiénes son estos guardianes?

Inteligencias de altísimo nivel que permiten o vedan el ingreso a las conciencias que lo solicitan.

¿Qué es lo que ellos evalúan para determinar si abren o no las puertas de los Registros Akáshicos al viajero?

Sus intenciones.

¿Por qué?

Porque el acceso a los Registros Akáshicos es exclusivamente
para aprender, enseñar lo aprendido y lograr con ello que muchos avancen y
progresen.

Esto es: los guardianes de los Registros Akáshicos permiten el ingreso
exclusivamente a quienes tiene la vocación de cumplir con su misión espiritual.

Y por el contrario, prohíben el paso a su mundo de energía,
a los seres que estén animados por el egoísmo o el interés personal. Tampoco se lo permiten a quienes pretendan hacer turismo, o sólo busquen saciar su curiosidad.

El acceso a los Registros Akáshicos es únicamente para el cumplimiento de la misión espiritual, que es el convenio que todos los seres encarnados hemos firmado con Dios antes de nacer, para que nos otorgara un cuerpo físico y pudiéramos hacer una experiencia educativa en este planeta escuela.

¿Vos conocés tu misión espiritual?

En las capas exteriores del planeta de los Registros
Akáshicos, están almacenadas las informaciones más pesadas, porque son las capas de energía más densa.

Más densa para ellos. Para vos o para mí, es extremadamente sutil.

A medida que el viajero avanza en su exploración, se va adentrando en las capas de energía más refinadas, y por lo tanto, la información que recibe adquiere ese mismo cariz. La posibilidad de profundizar en la investigación, es también una concesión otorgada por los Maestros de los Registros Akáshicos.

Ellos son los que permiten que la conciencia de alguien ingrese, pregunte, salga, y vuelva a ingresar. De la misma manera, son quienes permiten ver las informaciones que ellos autorizan que el investigador conozca.
No la totalidad.

Los Registros Akáshicos son energía pura.

Allí no hay nada que sea sensorial.

Son vibraciones.

No hay olores. No hay sonidos. No hay sabores. Ni sensaciones de la piel.

No se pregunta ni en castellano ni en inglés, porque no hablan.

Se pregunta modulando la energía propia para codificarla en un lenguaje compatible y comprensible para ellos.

Cada información está enlazada con millones de links, que se ramifican
en sucesiones infinitas de links.

El trabajo del clarividente akáshico, es lograr la decodificación de la respuesta a la pregunta que emite, de la manera más precisa y sutil. Como en los Registros Akáshicos todo son ondas energéticas, su empeño está puesto en hacer la interpretación más limpia posible, de las imágenes metafórico-arquetípicas que recibe como contestación.

Estas percepciones, son a su vez, la traducción que el mundo invisible hace para el explorador, de las ondas de pura vibración de energía, originales.

Hacer la mejor decodificación posible.

Ese es su arte. Y su desafío.

Anuncios

Read Full Post »