Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Las leyes de los Registros Akáshicos’ Category

Anuncios

Read Full Post »

¿Cualquier persona puede acceder a los Registros Akáshicos?

Definitivamente no.

Históricamente fue un atributo reservado a esoteristas de gran nivel, altos iniciados o maestros iluminados. Es decir, a un puñado selecto de individuos en la cúspide de su desarrollo espiritual. Sin embargo, en este momento, cuando todos somos testigos y protagonistas de la naciente era de Acuario, la oportunidad de tener ese privilegio  se abre a muchos candidatos más. ¿Por qué?

La razón es que en los últimos 6.000 años, la humanidad se ha desarrollado un 98% en conocimiento técnico-científico-instrumental-racional, de dominación de la naturaleza, parasíquico, político, económico; y por el contrario, sólo ha avanzado un 0,8%  en crecimiento espiritual.

La conclusión es lapidaria: los Registros Akáshicos han decidido introducirse masivamente en la vida pública de este planeta, porque es la única manera en que la humanidad podrá salir de su estancamiento evolutivo. Para decirlo en otros términos: sin la ayuda de los Registros Akáshicos, la humanidad termina su ciclo. Es tal su extravío y enajenamiento de la voluntad divina, que no solo viene poniendo en  peligro la vida en la Tierra: también se ha vuelto peligrosa para las culturas de otros planetas y dimensiones.

En consecuencia, la decisión de los Registros Akáshicos ha sido contundente:  intervenir para ordenar el caos. El plan: derramar sus sabidurías, para propiciar un salto evolutivo en la conciencia de los habitantes de este planeta. ¿Para qué? Para que puedan reubicarse en una corriente de progreso donde todos avancen, y a su vez, ayuden a progresar a otros, en un espíritu de paz, amor y compasión. Es decir, para sacar a la humanidad de su inercia actual.

¿Quiénes serán los agentes de esta transformación? Los clarividentes akáshicos. Es así como se explica que los guardianes de la fuente de sabiduría de todo el Cosmos, hayan decidido abrirle las puertas a la gente de buena voluntad, que mediante la investigación en los Registros Akáshicos, pueda descifrar técnicas, que correspondiendo al área de conocimiento que cada uno domine, permitan elevar la conciencia colectiva.

Ahora bien.

Aún estando frente a esta urgente necesidad global de conocimiento superior, ¿cualquier persona puede acceder a los Registros Akáshicos para ser un catalizador de este proyecto cósmico?

La respuesta, una vez más,  es no.  La Clarividencia de Terapia Akáshica no es algo que pueda hacer cualquier persona en el Planeta. El 70% de la humanidad está lejos de poder cumplir una sola de sus leyes. Sólo el 1% tiene razones valederas para solicitarla.

A su vez, para que los maestros de los Registros Akáshicos le abran las puertas a alguien, es necesario que el solicitante tenga una misión espiritual que lo justifique. Esto significa dos cosas.

♦ Primero: una misión que avale que su tarea, en esta encarnación, es el trabajo asociado a los Registros Akáshicos.

♦ Segundo: que para cumplirla, necesite los recursos que sólo los Registros Akáshicos pueden proveerle.

Estas son las dos condiciones, que hermanadas, lo llevan al candidato a traspasar el umbral.

Sin embargo, este es solo el primer paso de un largo camino, en el transcurso del cual deberá respetar a rajatabla muchas leyes que los Registros Akáshicos le imponen a sus visitantes, si aspiran a renovar la visa de ingreso a su mundo.

A continuación te comparto algunas.

  • Los Registros Akáshicos consideran a los seres humanos como
    discapacitados, incapaces de conectar con la sabiduría. Lo primero que sucede cuando una persona se va compenetrando con ellos  es que el mundo interno se rompe para expandirse al infinito.
      
  • Se abren para dar informaciones que todavía no circulan en el planeta. Por lo tanto, siempre rompen paradigmas.
  • Generan una desorganización mental aparente en la persona para que estallen sus estructuras mentales limitantes, como condición necesaria para acceder a ellos.
  • No se les puede hacer la misma pregunta dos veces, porque la respuesta que vale es la primera. No hay que preguntar más de una vez lo mismo.
  • Una pregunta debe formularse en distintos planos de la realidad cada vez que se la formula. Por lo menos, en dos o tres.
  • Siempre antes de accionar se debe preguntar si lo que se está observando es la raíz del problema o una consecuencia. Si va a modificar una estructura en forma permanente o es algo pasajero.
  • Siempre se debe bajar la información obtenida al plano operativo.
  • No es legítimo ir a dos terapeutas akáshicos distintos y hacerles la misma pregunta. El segundo terapeuta akáshico va a recibir una respuesta falseada, porque no recibirá la información original.
  •  Se debe concretar por lo menos un producto que se pueda volcar al uso masivo. De lo contrario los R.A. se cierran.
  • Cuando se accede a los R.A. hay que eliminar toda resaca emocional.  Las emociones distorsionan  la vibración que se necesita captar, y por lo tanto, contaminan la pureza de la decodificación.
  • Es imprescindible tener fe. El materialista corta la corriente cósmica, y por lo tanto, interrumpe la comunicación con las energías de los planos superiores.
  • En el marco de la Terapia Akáshica, el profesional debe siempre respetar las indicaciones que imparten los Registros Akáshicos para llevar a cabo cualquier acción. No está permitido alterar los protocolos que entregan, ni las instrucciones que dan.
  • La relación docente – alumno nunca debe coartar la libertad del estudiante.
  • En el trabajo con los Registros Akáshicos, está prohibida la creación de grupos cerrados. El respeto del libre albedrío es sagrado.
  • Un estudiante debe valorar genuinamente las informaciones y soluciones que entregan los Registros Akáshicos para que continúen enseñándole y abriéndole nuevas puertas. Es decir,  para que continúen entregándole oportunidades de seguir progresando.
  • La conexión con los R.A. se realiza exclusivamente a través de una cadena de ángeles.  Ellos traducen en energías cada vez más refinadas, las imágenes visuales que el clarividente akáshico emite para formular sus interrogantes. Sólo a través de este procedimiento los R.A. pueden entender la pregunta.
  • Para tener derecho a recibir una máquina de clarividencia akáshica, el candidato debe averiguar en forma prioritaria cuál es su misión espiritual. Sin ese conocimiento la persona no está habilitada a trabajar con los Registros Akáshicos. Otras consultas fundamentales son: ¿Cuál es el sentido de mi vida?  ¿Para qué nací? ¿Qué me impide concretarlo? ¿Cuáles son los elementos que tengo para favorecerlo?.   
  • Está prohibido ejercer cualquier presión dominadora sobre el consultante porque se está ocupando un lugar de poder.
  • Recién a los 15 años de práctica sólida, con una dedicación del  60% del tiempo útil en relación con los R.A, un clarividente akáshico está autorizado a preguntar por sí mismo. La única excepción es la averiguación acerca de si existe algún peligro para los próximos tres meses y qué se debe hacer al respecto.
  • El camino del aspirante a Terapeuta o clarividente Akáshico está abarrotado de pruebas diseñadas por el mundo invisible, que el estudiante deberá superar para dar un salto y pasar a la etapa siguiente. La nueva fase, a su vez, estará colmada de nuevos desafíos,  que deberá superar para dar otro salto y pasar a la siguiente etapa. Que una vez más…….

 Pablo Vaserman

Read Full Post »