Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Para acudir a una cita espiritual con el plano Divino’

titulo

                                                      Presenta

pergamino


revelación15

(…) El camino de retorno es una alfombra de terciopelo entretejida con hebras de pétalos de rosas que no escatima en púas y espinas al peregrino lleno de coraje que se anima a transitarlo con los pies descalsos. Sobre ella se yergue una escalera infinita que liga la Tierra al Cielo. Sus peldaños son de agua celestial, fijados entre dos columnas de fuego divino. Con prudencia y respeto vamos a pisar cinco. Sólo así aprenderemos que simbolizan:

1. LA CANCELACIÓN DEL KARMA

Revertir nuestros errores y borrarlos del dísco rígido de nuestra esencia definitivamente es una faena titánica. Nos insume muchas encarnaciones de coherencia y disciplina. Es imprescindible encararla en algún momento del periplo porque de lo contrario el alma quedará bloqueada por un muro de acero que le impedirá el vuelo, y su evolución se detendrá. Pero esta labor irrenunciable es insuficiente sin una profunda toma de conciencia para no acumular un nuevo karma. Con mucho trabajo y algo de suerte a favor, llegará el día en que estaremos listos y maduros para avanzar por la senda del camino virtuoso. Cuidado. No nos durmamos en los laureles. ¿Alcanza con esto? ¡Bueno sería! Emprender este sendero no tiene validez si no es sostenido a ultranza a pesar de las caídas, más allá de las contrariedades y sin un ápice de apego a los gustos personales ni oscilaciones como una veleta que va y viene al calor del humor o los deseos de la hora. Es aquí cuando nos secamos el sudor de la frente, nos ponemos en guardia, y férreamente decididos, los exhortamos a que vengan de a uno… o tiramos la toalla, pedimos la escupidera y volvemos a empezar.
No nos mortifiquemos.
Si algo no tiene el plano Divino, es apuro.

2. LA PURIFICACIÓN DEL ALMA

Entrar en comunión con Dios exige una absoluta limpieza de las energías internas. Unicamente el corazón noble ingresa en el descanso del cielo. Como vimos, el arte de convertir una piedra en diamante es su especialidad. En el medio, chillamos porque nos raspa con la aspereza de la lija que usa para pulirnos las vetas irregulares, lloramos porque arranca los sobrantes que nos afean y nos hacen reincidir en los mismos errores, pataleamos porque nos gustaría nadar en la pileta en verano o disfrutar del hogar a leña en invierno mientras nos “castiga” con el ardor de un soplete que nos pone al rojo vivo y no nos deja disfrutar de la vida. Pero como buen padre que es, él jamás pierde la calma con nuestras rabietas y como el más excelso educador, nunca se enoja. Es paciente. Sabe que todo es cuestión de perspectiva. Y al soplete, dale que va…

3. COMPROMISO INCORRUPTIBLE HACIA LO BUENO, LO BELLO Y LO VERDADERO.

Fidelidad que no se declama ni puede ser auto atribuida. Seres cercanos a Dios examinan las intenciones del candidato. A no engañarse con su santidad. Son exigentes. No se los puede sobornar. Mucho menos engañar. Ven hasta el más recóndito lugar del alma. Están eternamente disponibles hacia cualquiera que desee someterse a la evaluación del comité. El detalle es que tienen pocas pulgas. Su veredicto es inapelable. “Floja en las bolillas 3, 7, 23, 54, 32, 57, 11. Las asignaturas 43, 23, 98, 64, llenas de lagunas. En este ciclo repitió las mismas faltas que la vez pasada. ¿Corrigió algo de lo que le indicamos, o se hizo la osa? ¿Tanto le gusta la miel? Vuelva más preparada en 2097”.

Y no hay derecho al pataleo.

4. CULMINACIÓN DEL PROGRAMA DE ESTUDIO.

Son aprendizajes obligatorios que el alma únicamente puede vivenciar en el mundo material y en regiones de diversas categorías del mundo invisible. Ninguna se puede soslayar. El sistema es análogo al esquema de promoción implementado en nuestra cultura. Pasamos por el jardín de infantes antes de ingresar en la escuela primaria para aprender a leer y escribir, hasta que la edad biológica y la asimilación del conocimiento mínimo requerido nos habilitan estudiar en la secundaria. Y un buen día, con los deberes bien hechos, un poco de suerte y viento a favor, finalmente llegamos a la universidad. Del mismo modo, la escuela del alma está organizada en base a la misma filosofía. O para ser más precisos, nuestro sistema educativo escalonado, es una copia o una transposición del original, que se desarrolla en el mundo invisible. La comunicación directa con este último sería el equivalente a una Maestría.
Dios es el posgrado.

5. LA VOCACIÓN DE SACRIFICIO. EL OLVIDO DE SÍ POR LOS DEMÁS.

Este peldaño nos invita a hacer una introspección sobre la madurez para el servicio altruista. A Dios no le interesan los místicos testimoniales o los devotos hedonistas que se paran frente al espejo para mirarse el ombligo. Sólo acepta colaboradores comprometidos full time con el plan Divino que
Él dibuja para el Universo, con el fin de que lo asistan en la desmesurada tarea de imprimirle a las civilizaciones una dinámica evolutiva, de crecimiento y progreso general. Mientras el alma aún no está preparada para dedicarse a esta labor ciclópea, es mejor que continúe puliendo las aristas irregulares que aún le faltan limar, en alguna de las numerosas salas escolares que conforman los prolíficos lugares de residencia en las moradas invisibles. Durante esas estancias se relacionará con la clase de seres y resonará con las experiencias de vida acordes a su nivel evolutivo.

Es curioso. Justo sobre la hora, a un tris de darle punto final a este informe, recibimos un whatsapp del más allá. El usuario es por lo menos llamativo: “elreflectoristadelazotea”. ¿…? Vamos a abrir el mensaje en tiempo real y por decisión editorial, lo transcribiremos textual, sin filtro alguno, para compartirlo con todos tal como nos llegó, sin enmiendas ni tachaduras.

“Ojo al piojo. Existe un atajo secreto. Si saben pedirlo con el corazón, serán escuchados y el camino señalizado. Quien quiera acelerar los tiempos, cambiar su vida, saltar etapas, aprovechar una oportunidad de oro para recibir más de lo que merece, enderezar el rumbo, ser acunado, y por qué no, volver de la entrevista con más estatura, no va a ser tan miope de ver luz y no subir, tan torpe de llegar en bandeja de plata a la puerta y no golpear, ni tan obtuso de verla abierta y no pasar. ¿No lo sabían? La estupidez es el mayor de los pecados. Mata con más eficacia que todas las armas nucleares juntas”.

Extraído del Campus Virtual de los Registros Akáshicos (*)


¿QUÉ SON LAS 108 TÉCNICAS SAGRADAS? 

pergamino

(*) Los Registros Akáshicos revelan que son 108 acciones bioenergéticas las que debemos descubrir, difundir públicamente y realizar, para sacar a la humanidad de la crisis evolutiva en la que está sumida. Ni una más. Ni una menos. Son técnicas sagradas encriptadas en la Biblioteca Divina, aguardando ser recogidas para que las hagamos funcionar. Cuando las pongamos en marcha, actuarán sobre 108 dilemas que nos tienen atrapados en un círculo vicioso de inercia. Constituyen el germen de las crisis en todas las esferas de la vida que en la actualidad padecemos como comunidad global. Tiene una particularidad compleja. Al estar encadenados entre sí, forman un anillo de maldición universal. Este collar mantiene a nuestra especie aprisionada al pasado, encerrada adentro de un campo yermo donde hecha raíz un sufrimiento que se multiplica como los yuyos y se retroalimenta sólo. Los seres invisibles de otras dimensiones a quienes convocarán estas 108 meditaciones akáshicas, sanarán esos desequilibrios y le darán a nuestra especie un impulso de progreso sin precedentes. Si deseas profundizar en el tema, enterarte cómo nació esta cruzada humanitaria liderada por Pablo Vaserman y saber cómo puedes participar en este servicio espiritual del más alto nivel, ingresa al Campus Virtual o visita Las 108 Técnicas Sagradas para acceder al sumario de las que se han decodificado hasta el momento.

DCF compatable JPEG Img

 

Pablo Vaserman es terapeuta akáshico, docente, investigador, director del Campus Virtual de los Registros Akáshicos y autor de un libro especializado en esta temática de próxima aparición.


 

técnica15

cita plano divino

PROCEDIMIENTO

 

  • Graba sobre una vela roja de parafina los 8 símbolos que muestran las imágenes, de arriba hacia abajo, respetando el mismo orden. La marca debe perforar sutilmente la cera. Para realizar esta tarea puedes valerte de un escarbadiente o un palito de brochete.

S1

S2

S3

S2

S3

S2

S3

S2

S4

 

  • Elabora el óleo de unción para bautizar la vela. Utilizarás la variedad de aceite “extra virgen, primera prensada”, o en su defecto, el más puro que puedas encontrar.
  • Deposita una porción de aceite en un recipiente. No debe ser metálico ni haber contenido carne.
  • Quítate anillos, cadenitas, aros y cualquier accesorio que lleves sobre el cuerpo que sea de metal. Coloca tu mano derecha a tres centímetros por arriba del aceite y recita en voz audible el capítulo 3 del libro “Hebreos” del nuevo testamento:

Hermanos santos, que gozan de una vocación sobrenatural, fíjense en Jesús, el apóstol y sumo sacerdote de nuestra fe; el merece la confianza de Dios que le dio este cargo, lo mismo que la mereció Moisés en la casa de Dios. En realidad Jesús aventaja en mucho a Moisés, pues no hay comparación entre una casa y el que la construye. Toda casa necesita un constructor, y hay un constructor de todo, que es Dios. Moisés actuaba en toda la casa de Dios como fiel servidor, dando a conocer lo que le habían dicho. Cristo, en cambio, está en casa como el Hijo, y nosotros somos la gente de su casa, con tal que sigamos esperando con firmeza y entusiasmo. Escuchemos lo que dice el Espíritu Santo: Ojalá escuchen hoy la voz del Señor; no endurezcan su corazón, como ocurrió en el día amargo, el día de la tentación en el desierto, cuando me tentaron sus padres, me pusieron a prueba y vieron mis prodigios durante cuarenta años. Por eso me cansé de aquella generación y dije: “Siempre andan extraviados, no han conocido mis caminos. Me enojé y declaré con juramento: No entrarán jamás en mi lugar de descanso. Cuidado, hermanos, que no haya entre ustedes alguien de mal corazón y tan incrédulo como para apartarse del Dios vivo. Más bien anímense mutuamente cada día, mientras dura ese “hoy”; que ninguno de ustedes se deje arrastrar por el pecado y llegue a endurecerse. Hemos pasado a ser solidarios de Cristo, pero con tal de que mantengamos hasta el fin nuestra convicción del principio. Fíjense en lo que dice la Escritura: Ojalá escuchen hoy la voz del Señor; no endurezcan su corazón, como ocurrió en el día amargo. ¿Quiénes son esos que, después de haber oído, amargaron a Dios? Todos los que salieron de Egipto gracias a Moisés. ¿Contra quiénes se indignó Dios durante cuarenta años? Contra los que habían pecado, por lo que perecieron y sus cadáveres quedaron en el desierto. ¿A quiénes juró Dios que no entrarían en su lugar de descanso? A aquellos rebeldes, por supuesto, y vemos que se les prohibió la entrada a causa de su falta de fe”.

 

    • Moja la yema del dedo meñique en el aceite consagrado.
    • Apóyala en la vela. Sin perder el contacto, dibuja sobre la vela un triángulo equilátero. El primer lado que vas a dibujar es el izquierdo, en diagonal, de abajo hacia arriba. Mientras lo haces dirás la palabra UMIOET.

lado1

    • Para el segundo lado pronunciarás la palabra JEONAVÁ. El trazo es en diagonal, desde arriba hacia abajo, siempre deslizando el meñique sobre la vela sin perder el contacto físico.

lado2

    • La base del triángulo la harás de derecha a izquierda. Simultáneamente, vas a pronunciar el sonido  UAEU.

lado3

    • Retira el dedo de la vela y apoya la yema en el centro del triángulo. Aquí dices la palabra NAI.

centro

 

    • Inmediatamente, sin sacar el dedo de esa posición, bautiza la vela con esta frase en voz audible: “Por cumplimiento de la misión del angel GE CE GE CE GA GE JI GE JI GE GE HI SE HI SE HI NE DO A RE DI TE VU GE GE GE GE JA VE PI VA E RA TI (decir aquí nombre y apellidos de la persona) acude a la cita espiritual con el plano divino”.
    • Son 18 bautismos en total, siguiendo el mismo procedimiento. El primero lo harás en la parte superior de la vela, justo donde termina la sección cónica en la cual está encastrado el pabilo, y comienza la pared vertical. Cada nuevo bautismo lo irás haciendo aproximadamente un centímetro más abajo que el anterior, hasta que el último te quede a la altura de donde la vela comienza. No se busca la precisión en las distancias sino que los 18 bautismos se distribuyan por toda la vela.

velaroja

    • Pega la vela en un plato no metálico y que nunca haya tenido carne. Lo reservarás sólo para darle este uso.
    • Coloca un bols sobre tu mesa de trabajo conteniendo un cuarto litro de agua común.
    • Detrás de él ubica la vela.
    • Siéntate delante del conjunto.
    • Iniciarás la meditación con la vela apagada.
    • La palma de tu mano derecha en posición horizontal de cara al techo con los dedos juntos y extendidos.
    • Junta la punta de los dedos de tu mano izquierda sobre la palma de tu mano derecha.
    • Une el meñique izquierdo con el pulgar derecho por las yemas.
    • Con los ojos cerrados, recita 33 veces el texto de bautismo de la vela: “Por cumplimiento de la misión del angel GE CE GE CE GA GE JI GE JI GE GE HI SE HI SE HI NE DO A RE DI TE VU GE GE GE GE JA VE PI VA E RA TI (nombre y apellidos) acude a la cita espiritual con el plano divino”.
    • Sin abrirlos, espera con paciencia una reacción en la garganta, parecida a una cáscara de huevo que se rompe. También la puedes percibir como una leve crispación, un hormigueo o una suave presión en esa zona.
    • Cuando la sientas, enciende la vela.
    • Desarma el mudra anterior. Tus manos recuperan su posición natural.
    • Con tu mano derecha, coloca la yema del pulgar en el centro de tu frente. El meñique en el mentón. El mayor doblado hacia adentro.
    • Con tu mano izquierda, apoya la yema del pulgar sobre el esternón (chakra cardíaco). La yema del meñique sobre el ombligo. El mayor doblado.
    • Ahora vas a practicar una respiración especial. Repetirás este paso entre 3 y 8 veces:
    • Inhala contando hasta tres. Bloquea la respiración hasta dos. Exhala hasta cinco. Bloquea la respiración contando hasta cuatro.

respiración

    • Siente tranquilidad y paz como si vivieras dentro de una nube.
    • Separa las manos y apóyalas sobre tus muslos.
    • Mira el agua e imagina que el cielo azul se refleja en ella como un espejo de agua-lago imperturbable en lo alto de una montaña. El fuego de la vela se refleja en la superficie. Es el sol del mediodía en lo alto.

lagomontaña2

 

    • Repite 90 veces en voz audible   GIDEPETI   COPEHIPE HIPOERA GIDIBE
    • Imagina que el lago azul es tu propia cabeza. El lago imperturbable se extiende a todo lo visible. Tu mente se expande.
    • Tu cuerpo es la montaña sólida enorme. Tu corazón es una piedra del tamaño de toda la habitación. Es un cristal incandescente de oro alquímico. Es la piedra secreta de la alquimia que permite transmutar en positivo todo lo existente.

oroalquímico

    • Tu respiración es brisa fresca de las alturas. Tu cerebro espiritual (esfera de fuego blanco de 12 centímetros a 15 por arriba de la cabeza) es el sol en el cenit.
    • El sol envía un rayo potente. Su luz atraviesa el lago en tu cabeza. Baja vertical a la garganta. Rompe el himen angelical de las cuerdas vocales. Llega al corazón y golpea la piedra filosofal. Rompe las paredes de la caverna de la montaña, donde está encerrada. El cuerpo físico de tierra y piedras se desmorona como construcción de papel. La piedra filosofal del corazón rompe sus límites y se proyecta hacia arriba con la misma velocidad con que se mueven las alas del colibrí. Cuando emerge del chakra coronario – superficie del lago, el cristal de oro incandescente comienza a tomar forma. Al atravesar el cerebro espiritual, se convierte en el pájaro del infinito. Está formado por miles de ojos diminutos con alas de oro. Vuelan juntos para recrear al ave que dormía en tu corazón desde que iniciaste la cadena de tus encarnaciones.

pajaro

 

    • Repite cuatro veces la palabra   PATIECI GERIGEJENI
    • Esta palabra de poder impulsa al ave del infinito a volar hacia lo alto, buscando el plano divino para encontrar la paz que siempre soñó y hoy se merece. Lo encuentra a diez metros sobre tu cabeza, superficie del lago, brillando como un triángulo equilátero con una cruz coronando su vértice superior, de oro radiante.
    • PAZ
    • Apaga la vela aplastando la llama con un objeto no metálico.
    • Bebe el agua.

 

  • Frecuencia: una meditación cada 10 días.
  • Son 30 jornadas de trabajo en total.
  • Horario: entre las 6 A.M y la 1 de la madrugada.
  • Se puede enseñar o guiar pero no cobrar.
  • La vela se conserva para ser usada en las próximas sesiones, hasta que termine de consumirse.
  • Está autorizada la organización de grupos de meditación con esta técnica.
  • Cantidad de practicantes para alcanzar el máximo potencial: 144.000

pergamino

titulo

Anuncios

Read Full Post »