Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Técnica para entrar en la red mágica y moldear la conciencia humana’

«Un pensamiento mueve la conciencia general.

El tuyo.

La moldea. Le imprime una dirección precisa. La dota de movimiento con una finalidad inteligente.

Eres capaz de infiltrarte en la urdimbre del tiempo y del espacio, para crear, a voluntad, una esperanza.

Nadie lo advierte. Caminas con sigilo por los pliegues de la trama. Un mínimo desliz, el más imperceptible resuello inapropiado, y todo podría desmoronarse súbitamente. O una corriente no deseada de ideas, cobrar brío e impulsarse sin oposición, hasta materializarse en actos.

“¿Podré conseguirlo? La red mágica es tan vasta…”.

 Intentas orientarte.

“¿Dónde estoy?”, te preguntas.

¿Cómo podrías saberlo? Atraviesa todo el Universo.

Dicen que en sus dominios, harías trizas las leyes de la física, porque lo que para nosotros es sobrenatural, allí es convención.

Las mismas fuentes avisan que sólo una de cada treinta personas se encuentran aptas para poner un pie en ella.

Luego, los milagros.

¿O el poder de transformar y guiar la conciencia colectiva no es uno por derecho propio?

Los hacedores buscaban con denuedo la caverna secreta.

Centurias enteras de pesquisas infatigables les costó reunir la información.

Absortos, descubrieron que la entrada a la red mágica que interpenetra todo el Universo, no se encontraba a años luz, agujeros de gusano y naves superlumínicas mediante.  

“Ni siquiera tenemos que movernos a la esquina”, concluyeron.

“Precisamos inmovilizar la conciencia, y saberla guiar para que pase por un puente que conecta a la glándula pineal con la garganta”.

Ya no te preguntas dónde estás.

Solamente quieres saber “¿cómo hago ese prodigio?”.

Así.

Lee con atención las instrucciones. Una vez que las hayas memorizado, quema este pergamino sagrado y arroja las cenizas al viento. Por esta maniobra, el mundo invisible conocerá tu propósito, y movilizará sus fuerzas para ayudarte».

Extraído del Campus Virtual de los Registros Akáshicos (*)


¿QUÉ SON LAS 108 TÉCNICAS SAGRADAS? 

(*) Los Registros Akáshicos revelan que son 108 acciones bioenergéticas las que debemos descubrir, difundir públicamente y realizar, para sacar a la humanidad de la crisis evolutiva en la que está sumida.

Ni una más. Ni una menos.

Se hallan encriptadas en la Biblioteca Divina, aguardando ser recogidas para que las hagamos funcionar. Cuando las pongamos en marcha, actuarán sobre 108 dilemas que nos tienen atrapados en un círculo vicioso de inercia. Constituyen el germen de las crisis en todas las esferas de la vida que en la actualidad padecemos como comunidad global. Tiene una particularidad compleja. Al estar encadenados entre sí, forman un anillo de maldición universal. Este collar mantiene a nuestra especie aprisionada al pasado, encerrada adentro de un campo yermo donde hecha raíz un sufrimiento que se multiplica como los yuyos y se retroalimenta sólo. Los seres invisibles de otras dimensiones a quienes convocarán estas 108 meditaciones akáshicas, sanarán esos desequilibrios y le darán a nuestra especie un impulso de progreso sin precedentes.

Si deseas profundizar en el tema, enterarte cómo nació esta cruzada humanitaria liderada por Pablo Vaserman y saber cómo puedes participar en este servicio espiritual del más alto nivel, ingresa al Campus Virtual o visita Las 108 Técnicas Sagradas para acceder al sumario de las que se han decodificado hasta el momento.


Pablo Vaserman es terapeuta akáshico, docente, investigador, director del Campus Virtual de los Registros Akáshicos y autor de un libro especializado en esta temática de próxima aparición.


PROCEDIMIENTO

Una telaraña se extiende por todo el firmamento.

En sus intersecciones, titilan luces.

La secuencia es repetitiva. El orden de los colores en que refulgen es:

  • Violeta
  • Plateado
  • Dorado

Un gigante custodia la entrada a una montaña sagrada.

Nos detenemos ahí.

Examina nuestras intenciones.

Pronunciamos una palabra: MIMEMAUKE

Una luz intensa irrumpe en una pequeña puerta de piedra, al pie de la montaña.

Al abrirse, descubrimos que una criatura con la estatura de un gnomo, nos mira atentamente.

Lleva una rosa roja en el ojal.

La entidad se hace cada vez más pequeña.

Queda finalmente reducida al tamaño de un botón.

Lo llevamos a la boca y lo tragamos.

En la garganta, el botón se convierte en un gigante.

Lo vemos treparse a la telaraña cósmica. Se ríe a carcajadas. Es por la felicidad que le genera sentirse enteramente libre.

FRECUENCIA: Una vez durante 7 días consecutivos.

Read Full Post »